Colegio Guadalupe

Skip to main content
Inscripciones abiertas al ciclo escolar 2020-2021.  Únete a nuestra gran familia.

Psicotip #24

 

¿Cuáles son los síntomas de la fatiga pandémica?

La fatiga pandémica es una sensación de apatía, desmotivación y agotamiento mental que sufre una persona, y cuyo origen está en el impacto que ha causado el nuevo coronavirus en su vida. Esta disminución de energía se debe al desgaste por estar enfrentando de manera continua las intensas emociones que se han vivido en estos meses: dolor por la pérdida de algún ser querido, tensión por permanecer en casa, descontrol por cambio de hábitos, temor a la enfermedad, angustia por la situación económica e incertidumbre por el futuro.

¿Cuáles son los síntomas de la fatiga pandémica?

El principal síntoma es una sensación de cansancio mental, pero también se puede sentir mucha tristeza, preocupación, frustración, irritabilidad o indefensión. 

También puedes notar que:

• Comes o duermes más o menos de lo usual.

• Tienes dificultad para concentrarte.

• Te sientes nervioso(a).

• Estás malhumorado(a) y discutes mucho con los demás.

• Te falta motivación.

• Te cuesta trabajo dejar de pensar y pensar.

• Sientes ganas de alejarte de las demás personas.

 

¿Qué podemos hacer para que la fatiga pandémica no nos afecte?

Seguramente en estos tiempos has echado a andar tus mecanismos personales de adaptación, pero no está de más recordar que debes tener especial cuidado con las necesidades de tu cuerpo y de tu mente.

 

No olvides:

v  Cuidar tu cuerpo practicando un estilo de vida saludable (haz ejercicio diario, duerme bien, come sanamente).

v  Limitar tu consumo de noticias a una hora o menos al día (no te sobrecargues con emociones negativas).

v  Reducir tu estrés (haz actividades placenteras como caminar, practicar yoga, ejercicios de respiración, leer).

v  Conectarte con los demás (haz llamadas telefónicas o videoconferencias, chatea en redes sociales o escribe cartas o acude a actividades grupales en línea).

v  Aceptar tus sentimientos negativos como el enojo o el miedo (no los reprimas ni los ignores, exprésalos, o busca ayuda profesional en salud mental si a raíz de estos sentimientos tu estado anímico decae).

v Intentar tener un diálogo interno positivo (transforma tus pensamientos negativos en positivos y háblate a ti mismo con cariño).

v  Crear nuevas rutinas de vida (incluye en tu agenda diaria actividades placenteras como un baño de espuma, un rato de juego con tus hijos(as), ver algún video de tu cantante preferido o un paseo con tu mascota).

v  Vivir y disfrutar el momento presente.

v  Valorar las cosas positivas que la pandemia ha traído a tu vida (más tiempo con tus hijos(as), la solidaridad de tus amigos(as), tu creatividad para solucionar problemas, descubrir tu fortaleza interna, conocer más de cerca a tus seres queridos).

v  Enriquecer tu vida con sentimientos positivos como paciencia, tolerancia, perseverancia, compasión, esperanza, alegría, entusiasmo, etc. 

Hay que tener cuidado porque el gran peligro de la fatiga pandémica es que una población fatigada es más propensa a relajarse y descuidarse, tanto física como mentalmente, cuando todavía la crisis sigue y nos exige estar alertas.

 

Departamento de Psicología